El Consell Agrari desbroza 600 kilómetros de caminos rurales y retira media tonelada de desechos y residuos plásticos

Alejandro Ramon: “queremos que todo el entorno agrícola esté en óptimas condiciones para que los agricultores y las agricultoras puedan trabajarlo y transitarlo sin ninguna complicación”

El Consell Agrari Municipal (CAM) de València, a través de su brigada de desbroce, poda y limpieza de vías, parcelas y otros espacios del entorno agrícola de los barrios y pueblos de València, ha limpiado cerca de 600 kilómetros de viales y a la vez ha retirado media tonelada de desechos y residuos plásticos. El concejal de Agricultura, Alimentación Sostenible y Huerta del Ayuntamiento de València y vicepresidente del CAM, Alejandro Ramon, ha destacado la importancia de estos trabajos que anualmente se llevan a cabo para dejar en óptimas condiciones el espacio productivo de la ciudad.

Los trabajos se han desarrollado desde el pasado mes de abril por toda la zona de huerta de la ciudad: en la zona norte, en Carpesa, Borbotó, Massarrojos, Cases de Bàrcena, Mauella, Tauladella, Poble Nou, Benifaraig y Rafalell i Vistabella; en la zona oeste de la ciudad, en Benimàmet, Beniferri y toda la parte correspondiente a la huerta de Campanar, con la partida de Dalt; en el sur, en Pinedo, el Saler, Perellonet, Natzaret, la Punta, Castellar-l’Oliveral, Forn d’Alcedo, la Torre y la huerta de Patraix y la carretera d’En Corts.

“Un año más hemos llevado a cabo la campaña de desbroce de caminos rurales y de todo el espacio agrario porque queremos que el entorno agrícola esté en óptimas condiciones para que todos los agricultores y agricultoras puedan trabajarlo y transitar por él sin complicaciones”, ha explicado Ramon, que ha destacado también “la limpieza que ha permitido retirar 500 kilos de latas, plásticos y otros residuos, evitando así la degradación del espacio agrícola y que estos desechos acaben en acequias y ensuciando el espacio productivo”.

La brigada del CAM se encarga cada año de limpiar y desbrozar viales, parcelas municipales y espacios públicos libres no ajardinados y no urbanizables para garantizar las condiciones adecuadas, también de seguridad, para evitar propagación de incendios o de vectores ambientales y, a la vez, permitir la visibilidad de señales viarias, mejorar la estética de carreteras y caminos y agilizar el trabajo de los equipos de conservación. Por eso incluye tareas de desbroce, limpieza y poda así como la gestión de residuos y la recogida selectiva de envases, papel, cartón o vidrio.