La Red de Ciudades por la Agroecología responde a la estrategia de la Comisión Europea

La Red de Ciudades por la Agroecología se pronuncia alrededor de la estrategia sobre la biodiversidad, ‘Estrategia de la granja a la mesa’, adoptada por la Comisión Europea. La organización saluda los compromisos que la Comisión Europea asume con la agricultura sostenible y saludable para el 2030 y comparte que el papel de agricultores, pescadores y trabajadores agrarios europeos es clave para la transición  hacia un sistema alimentario más equitativo y sostenible. Sin embargo, considera que los objetivos son poco ambiciosos y a menudo ambiguos.

La Comisión Europea propone alcanzar un 25% de la superficie útil en cultivo ecológico y la reducción del 50% en el uso de los «pesticidas más peligrosos», para el 2030. También resalta el papel de la agroecología y los sistemas alimentarios locales.

El lanzamiento de la Estrategia de la Granja a la Mesa coincide con el momento en el cual la sociedad se va dando cuenta del impacto que la actual pandemia podría tener en nuestras economías y en la vida cotidiana; y nos hace ver que sus efectos se solaparán con los del cambio climático o la destrucción de biodiversidad. El foco de la estrategia en el fortalecimiento de la estructura empresarial no tendría que olvidar el Derecho a la Alimentación adecuada de toda la población y el carácter estratégico de las pequeñas y medias producciones agrícolas, ganaderas y pesqueras para el territorio rural y para la seguridad alimentaria. Tal y como apunta Carolina Andreu, Concejala de Mercados del Ayuntamiento de Zaragoza y presidenta de la Red: «La promoción de sistemas alimentarios saludables, sostenibles y equitativos tiene que basarse en las redes de producción y distribución locales y sostenibles, orientadas a la producción agroecológica y basadas en el trabajo digno y la participación».

Por esta razón, la Red de Ciudades por la Agroecología hace un llamamiento porque el desarrollo de la estrategia en España se haga desde el debate entre las diferentes escalas territoriales y la colaboración entre diferentes actores sociales. En este sentido, pone a disposición del Gobierno de España y los gobiernos autonómicos su experiencia en el desarrollo y acompañamiento de políticas de alimentación sostenible y saludable, y resalta el liderazgo de las administraciones locales en este sentido. Finalmente, se ofrece para colaborar en la adaptación de los objetivos y acciones de la estrategia en la escala nacional; especialmente en este momento en el cual las situaciones de privación alimentaria se disparan, y en el cual los grupos sociales más vulnerables necesitan más que nunca una alimentación de calidad, sostenible y saludable.